Banner Top

Farmacia Homeopática Font  ·  Centro de Medicinas Naturales  ·  Adrogué · Buenos Aires · Argentina
Inicio Homeopatía Teoría Homeopática
Teoría Homeopática

Homeopatía

Método terapéutico natural que trata al hombre enfermo con sustancias similares a las que provocan en el hombre sano la misma enfermedad.
La sustancia utilizada, previa tecnología farmacéutica, produce una respuesta curativa estimulando la energía vital, para que se reequilibre.
Se basa en leyes precisas, y considera que debe ocuparse del enfermo, en su totalidad.
Debido a esto, es que no solo se curan enfermedades, sino que también se producen cambios profundos en la esfera emocional y afectiva.
Es natural, porque la medicación impacta en la energía vital, para que sea esta la que se ocupe de la curación.
Utiliza sin embargo, sustancias del reino vegetal, mineral, animal, procesadas según el arte farmacéutico específico.

La vigencia de la Doctrina Homeopática tiene ya más de 200 años, siendo reconocida oficialmente en países como Alemania, Reino Unido, Bélgica, EE. UU., Unión Soviética, México, Brasil, etc..

Toda la Doctrina Homeopática se basa en la experimentación en el hombre sano, lo cual lo diferencia radicalmente de cualquier otra terapéutica.

Cristian Federico Hahnemann, nació en Alemania el 10 de abril de 1755 y falleció en París el 2 de julio de 1843.
Dominaba el francés, inglés, italiano, español, sirio, alemán, latín, hebreo, árabe.
Tradujo muchas obras médicas a diferentes idiomas, y llegó a un gran nivel de erudición.
Escribió varios libros que desarrollan su doctrina, y toda su obra se caracteriza por la incesante investigación, que desarrolló hasta casi su muerte.

Teoría Homeopática:

Se apoya en un principio de fundamentación básica, el Principio Vitalista, y en cuatro principios de desarrollo de la teoría o bases doctrinarias

Principio Vitalista

Hay una única enfermedad: el desequilibrio de la Energía Vital.

El desequilibrio de la Energía Vital, es la causa única y profunda de la aparición de las enfermedades.

La homeopatía sostiene que los fenómenos de la vida no pueden comprenderse totalmente en función de las leyes físico-químicas, sino que en los organismos vivos hay otro factor que desempeña un rol fundamental en la organización y control de los procesos vitales: este factor es la energía vital. Hanhemann se refiere a ella como la fuerza que "dinámicamente anima el cuerpo material, (organismo), gobierna con poder ilimitado y conserva todas las partes del organismo en admirable y armoniosa operación vital"... Sin ella el organismo "es incapaz de sentir, de obrar, de conservarse a sí mismo"... Todos los procesos que implican la permanente adaptación a la vida, están ordenados por la energía vital, de manera que tanto la salud como la enfermedad, son expresión de la actividad de esa energía y es a ese nivel donde opera la medicación homeopática.

Bases Doctrinarias de la Homeopatía:

  • Primer principio: Experimentación en el hombre sano.
  • Al experimentar, obtenermos síntomas. Estos síntomas meticulosamente registrados, constituyen la Patogenesia. La recopilación de Patogenesias constituyen la Materia Médica

  • Segundo principio: O ley de similitud
  • Curad las enfermedades con remedios que produzcan síntomas semejantes a los de aquellas, imitando a la grande y única ley terapéutica de la naturaleza
    Hahnemann Ley de Similitud o ley de los semejantes

    Enunciada por Hipócrates: Similia Similibus Curentur (lo semejante cura con lo semejante)

    La Ley de Similitud es para Hahnemann inseparable de la medicación única, dinamizada y experimentada, constituyendo esto los 4 pilares en que se basa el Sistema Homeopático.
    El principio de similitud no fue descubierto por Hahnemann. Sí fue aplicado por él en forma científica.
    Hipócrates fue el primero en hablar de similitud. Luego Paracelso, fue quien más investigó esta metodología, pero nunca llegó al nivel de profundización y de comprensión del hombre enfermo como Hahnemann.

  • Tercer principio: Remedio único
  • La Matéria Médica homeopática es un tratado de experimentación de sustancias. No de combinación de sustancias.

  • Cuarto principio: dosis minimas
  • Acompañando de ésta manera el criterio de Hahnemann de que la enfermedad es de naturaleza dinámica.

Habiendo comenzado ya Hahnemann a obtener resultados que confirman una y otra vez sus postulados, uno de sus discípulos amplía la comprensión de qué esperar de la respuesta del organismo a la homeopatía. Se establecen así las:

Leyes de curación de Hering

1Las enfermedades se curan de arriba hacia abajo. (de la mente al cuerpo)

2Las enfermedades se curan de adentro hacia fuera. (de los órganos vitales a los no vitales)

3La desaparición de los síntomas se produce en el mismo orden al de su aparición.

La homeopatía reposa en la experiencia y desea ser juzgada por los hechos...

Existe mucha bibliografía donde puede estudiarse la biografía de F. S. Hahnemann por eso no nos detendremos más que para decir que nació en Alemania en 1755 y era hijo de un ceramista, que por no tener medios económicos, fue gracias a vinculaciones y becas que estudió medicina.

Su preocupación por la salud de las personas, como médico comprometido con su elección, se ve reflejada claramente en un párrafo escrito por él:

Leeré todos los autores, desde Hipócrates hasta los más recientes, y el diablo sea conmigo sino reúno en mi pensamiento la síntesis del saber, y soy un gran médico que triunfe, que sea capaz de triunfar sobre la muerte.

Se doctoró a los 24 años. Se casó, su frustración fue grande por no poder curar a un hijo suyo; dejó entonces un consultorio exitoso para traducir libros de medicina.
Hay autores que dicen que hablaba 8 idiomas, otros que hablaba más.

Se traslada a Dresde, donde hace investigación sobre arsénico, considerado un valioso aporte para la medicina legal, y sobre un nuevo mercurio para el tratamiento de la sífilis.
Decide cambiar su vida bruscamente y una vez más, convencido de la pobreza de la medicina existente, rechaza una cátedra importante.
Comenzó a atacar públicamente los procedimientos médicos de la época, y de una forma directa a los médicos del emperador de Austria.
Atacó también el sistema empleado en las intervenciones quirúrgicas, la ausencia de asepsia que rodeaba a los enfermos y sobre todo de las sangrías de las cuales se abusaba.

En esa época se le pidió traducir la Materia Médica de Cullen, y demostró no estar en absoluto de acuerdo sobre la acción química tomada de la forma que Cullen lo describía.
Se considera que en 1796 define la ley de Similitud, y se lo considera el año del nacimiento de la Homeopatía.
Cuando comienza a obtener resultados de sus experiencias, también provoca enérgicas críticas de sus colegas.

En 1810 publica su primer gran libro de Homeopatía.
Es de escritura de difícil compresión, pero a medida que se comprende la Doctrina Homeopática, también se comprende cómo leer “El Organon del Arte de Curar”.
Expone todo lo necesario para entender el cómo y el qué de la Homeopatía.

En 1811 publica la Materia Médica Pura donde reúne las patogenesias experimentadas (en hombre sano, por supuesto).
Estuvo recluido casi 15 años. En este lapso escribió sobre las enfermedades crónicas, el estudio sobre el cólera, etc..
Trató a muchos enfermos en la peste de cólera que se desató en aquella época, teniendo éxitos que le crearon más enemigos.

Siendo ya octogenario, curó una tuberculosa, mujer de 30 años, desahuciada por la medicina oficial.
Luego fue su esposa y fue ella quien se convirtió en su mano derecha en la última etapa de su obra.
Fue muy combatido por sus pares, quienes llegaron a pedir que se le impidiera ejercer, a pesar de sus éxitos como médico.
Ante grandes presiones para ser expulsado de la medicina, el Ministro de Sanidad francés, respondió diciendo:

“Hahnemann es un sabio de gran mérito. Si la homeopatía es una quimera o un sistema sin valor propio, caerá por si misma. Si es por el contrario un progreso, se difundirá a pesar de todas nuestras medidas de prevención. Y la Academia antes que nadie, debe desearlo, puesto que tiene la misión de hacer progresar a la ciencia, y no lamentar los descubrimientos”.

La Farmacotecnia Homeopática es un arte exclusivo del campo farmacéutico.

La alopatía es una terapéutica sintomática. La etiología del proceso jamás desaparece.

En cambio la homeopatía está siendo considerada como la verdadera medicina. Se ocupa del origen de la enfermedad.

Una persona con hipertensión, será medicada con un hipotensor, en la mayoría de los casos por el resto de la vida. En realidad no se ha curado la enfermedad.
En homeopatía no interesa la cefalea, sino la causa de la misma.
La homeopatía es la medicina del terreno.

La alopatía se maneja con dosis ponderables.
La homeopatía utiliza diluciones que han superado varias veces el Nº de Avogadro en la desconcentración, y no hay sustancia ponderable.

Los grandes maestros de la Homeopatía, fueron primero médicos alópatas.

Medicinas:

  • Alopatía: materialismo y positivismo - Ley de los contrarios
  • Homeopatía: Teoría del Vitalismo. Se ocupa del hombre como persona indivisible
  • Isopatía: Utiliza las vacunas. Suele confundirse a la Homeopatía con la Isopatía
  • La Homeopatía no cura, coloca la energía de forma tal que vuelva a estar en equilibrio.
    La vacuna tiene dosis pequeñas pero ponderables; la homeopatía no. Son totalmente diferentes.
    La homeopatía no se apoya en vacunas, como lo hace la alopatía. Sobre todo la hipervacunación, llamada “preventiva” contra resfríos, por ej.: Esto, en muchos casos son causal de agravación de cuadros respiratorios, gripales, etc..
    El homeópata está en contra de la cantidad de sustancia que se inocula.
    Porque en homeopatía también hay vacunas y funcionan muy bien.

  • Tautopatía: utilizar los medicamentos alopáticos y convertirlos en homeopáticos.
  • Por ej.: psicofármacos dinamizados para superar síndromes de abstinencia. Antibióticos u otras sustancias para superar intoxicaciones, etc..

  • Oligoelementos: Minerales que el organismo requiere en cantidades extremadamente pequeñas.
  • Sales del Dr. Schussler: emplear 12 sales a dosis homeopáticas.
  • Sistemas florales: Flores de Bach. De California, etc..
  • Fitoterapia: uso de las plantas.Actualmente muy desarrollada.

Sabemos que existe un paralelismo de acción entre el poder toxicológico de una sustancia, cualquiera sea, de cualquier reino, cuando se la administra a un ser sano y la acción terapéutica de esa sustancia.
La homeopatía trata de superponer estas cosas. Esto es posible gracias a la experimentación en el ser humano sano.
Errores como el de la Thalidomida, y tantos otros, son posibles en un sistema de experimentación que no es tan riguroso como el homeopático.
Para evitar errores, Hahnemann determinó que sólo la respuesta de una sustancia que se observa en un ser humano sano, es un elemento confiable y a reproducir.

El nivel de descripción de síntomas que se considera como importante, con el objeto de determinar si una sustancia es útil o no, hace que no haya otra forma de experimentar que no sea en el hombre sano.
Ej.:

  • Siento dolor punzante en la cabeza, detrás de la oreja izquierda...
  • Siento como opresión en la cabeza...
  • Aumenta la sensación de dolor (o disminuye) con el frío (o con el calor).

Indudablemente, este tipo de minuciosidad en la descripción de síntomas, sólo se obtiene en la forma de experimentación que define Hahnemann.

La experiencia veterinaria, en la aplicación de la homeopatía muestra también un campo muy amplio y con un nivel de buenas respuestas muy superior a la alopatía.

A partir de los estudios experimentales, que iba haciendo, llamados patogenesia, reunió una cantidad de datos muy importantes que se volcaron en el libro Materia Médica Clínica.
Es la que el médico homeópata utiliza en la actualidad.

En homeopatía, el terreno a tratar es el del enfermo, jamás la enfermedad.
No hay una enfermedad, sino un organismo vivo, con determinados síntomas, que además varían por la simple razón de estar vivo.

Las continuas modificaciones de lo viviente, traen más modificaciones. La complejidad es grande, ya que hay que administrar un medicamento y en una potencia, que abarque toda esta variedad de síntomas.
Cuando se estudia entonces al enfermo, en lo que a la Ley de Semejanza o de Similitud se refiere, toda la sintomatología que éste presenta tiene que coincidir con los síntomas del medicamento correspondiente.

Los remedios disponibles son más de seis mil.
El estudio del paciente, debe permitir descartar de tal manera de llegar a 4 ó 5 probables.

Esos son semejantes. Pero uno sólo será el simillimum. El Perfecto.
La tarea del Médico Homeópata es lograr prescribir el Simillimum.
Para esto se apoya en un texto que es imprescindible en el ejercicio médico de la Homeopatía, que es el Repertorio de Kent.

Kent fue el médico-discípulo de Hahnemann que recogió la obra de su maestro, la amplió en forma notable y resumió toda la información en ese monumental libro en el que se apoyan los médicos para diagnosticar.
Cada medicamento tiene descriptos no menos de 200 síntomas, jerarquizados en orden de importancia también.
El médico homeópata desarrolla una gran capacidad de escuchar; de esta manera está alerta a los síntomas que armarían el perfil del medicamento.
El médico homeópata unicista es el que hace verdadera homeopatía. Busca definir el simillimum, que será el medicamento que cura en profundidad.

Cuando la observación médica queda anclada en los 5 ó 6 medicamentos probables, el profesional irá variando de un semejante a otro.
Estamos frente a la homeopatía que no puede ser llamada unicista, sin dejar de ser homeopatía.

Luego vamos al complejismo, que en términos rigurosos no puede ser llamado homeopatía.
Este tipo de terapia utiliza varios medicamentos, y/o varias formas farmacéuticas.
Sólo tiene en común que los medicamentos son preparados según la farmacotecnia homeopática. (son desconcentrados y dinamizados)
En el complejismo puede haber incompatibilidad terapéutica.

Existen en homeopatía los complementarios y los antídotos.
Son términos que no tienen el mismo valor que en alopatía.
Antídoto: neutraliza el efecto esperado del medicamento.
Por ej.: el mentol o la menta, en dentífricos, caramelos, etc. es antídoto homeopático. La respuesta que podría ser 10, pasa a ser 4 ó 5 si se utiliza dentífrico mentolado tomando homeopatía, por eso hay dentífricos homeopáticos.

El dentífrico homeopático puede usarlo todo el mundo. Es homeopático sólo por no tener menta o clorofila. No porque contenga dinamizaciones. Es una forma de aclarar que no es incompatible con la homeopatía.