Banner Top

Farmacia Homeopática Font  ·  Centro de Medicinas Naturales  ·  Adrogué · Buenos Aires · Argentina
Inicio Homeopatía Curación Homeopática
Curación Homeopática

Sentido cronológico de la curación Homeopática

El organismo puede tener una o más enfermedades.

¿Cuál se cura primero? ¿Cuál es el orden?

Primero se cura la enfermedad más reciente; luego se continúa hacia atrás.

La supresión de síntomas por medicamentos alopáticos, no indica curación. Indica supresión de los síntomas e internalización de la enfermedad.

Hace alrededor de 40 años, una blenorragia con todos los síntomas característicos (pus, dolor al orinar, etc.) era tratada con 2,3 millones de unidades de penicilina.
Se suprimieron los síntomas.
Esto en homeopatía se llama profundización de la enfermedad.
25 ó 35 años después, todos los enfermos muestran una verrugosis importante.
No todos los pacientes con verrugas tuvieron blenorragia. Pero un gran porcentaje sí.
La enfermedad suprimida aparece al cabo de 25 - 30 años como verrugosis.
El medicamento a utilizar será en general, el medicamento que corresponde a los síntomas blenorrágicos. En la curación, en la reversión de los síntomas aparece una “pseudo blenorragia“, luego desaparecen las verrugas.
Primero desaparece la enfermedad internalizada; luego entonces, no habrá terreno para las verrugas.

Es importante aclarar aquí, que cada enfermo tendrá su medicamento acorde a toda la sintomatología que presente ése enfermo. El hecho de estar aparentemente parcializando al referirnos a una enfermedad, es únicamente para que sirva de ejemplo.

Otra forma de definir la cronología de la curación es la llamada curación en capas de cebolla. De la más reciente a la más antigua.

La curación va dentro de la periferia, o sea del plano profundo al periférico.
La alopatía suprime.
Una urticaria es suprimida en su síntoma, y se la ha profundizado como enfermedad.
La homeopatía observa, que la supresión de exoneraciones del tipo de la urticaria, reaparece luego como asma.

Paralelo relativo a plantas

Alopáticamente, un árbol “enfermo” es podado de sus ramas y partes enfermas y fumigado.
Desde el punto de vista homeopático, esto es una supresión.
Investigando que medicamento homeopático es el adecuado, se riega el árbol con la dinamización correspondiente, produciendo la curación de lo interno hacia afuera.Va quedando entonces más claro, que produciendo una enfermedad artificial por encima de la enfermedad natural, al desaparecer la primera, desaparece el estado mórbido de la enfermedad natural.