Banner Top

Farmacia Homeopática Font  ·  Centro de Medicinas Naturales  ·  Adrogué · Buenos Aires · Argentina
Inicio Aromaterapia Usos Terapéuticos
Usos Medicinales y Comerciales

Generalidades

Gran variedad de drogas crudas de emplean por tener en su estructura aceites esenciales; en otros casos, sin embargo, se utilizan los aceites separados de la planta.

Un área muy conocida es el de las especias y los condimentos (pimienta, salvia, orégano). En este caso, al efecto digestivo de cada condimento, en general se suma el efecto saporífero.

Está muy extendido también el uso de los aceites en las industrias de los perfumes y los cosméticos.

Los aceites esenciales son mezclas complejas de una variedad de sustancias. Es entonces lógico suponer que la actividad puede deberse a más de una de ellas en cada aceite. La menta, por ejemplo, debe su actividad al aceite volátil, y este al estearopteno que es el mentol. A su vez, este, está acompañado en actividad con el acetato de mentilo, el felandreno, la mentona, el acetaldehido, etc..

Los estearoptenos purificados son sólidos cristalinos (por ejemplo mentol, timol, anetol), en cambio el eucaliptol, el eugenol y el salicilato de metilo son hidrocarburos oxigenados líquidos.

Las actividades bactericidas, bacteriostáticas y antifúnguicas de muchos aceites volátiles han sido objeto de una serie de investigaciones.

Terapéutica

Usos y Dosis

La aromaterapia podría considerarse como una parte de la fitoterapia, pues consiste en utilizar médicamente las esencias aromáticas de las plantas.

Su empleo se remonta a la más alta antigüedad, pues ya los egipcios las utilizaban en su medicina, por ejemplo para anestesiar, y en los embalsamamientos donde era preponderante el uso de esencias y resinas.

El conocimiento que de las plantas tenían los egipcios, era compartido en el mundo antiguo por Persia y Mesopotamia. A su vez, los médicos griegos, que tanto aprendieron de Egipto, lo transmitieron al mundo mediterráneo grecolatino. Por su parte, los árabes extendieron los remedios de Oriente a Occidente, de modo que el uso de las plantas y sus esencias se desarrolló ampliamente en toda la Edad Media.

El descubrimiento de América y su vastísima flora enriqueció asimismo los usos fitoterápicos. A partir del Renacimiento se produjo un declinar del uso de las esencias, sobre todo con el triunfo de la ciencia en la síntesis de sustancias artificiales.

Las más recientes investigaciones parecen devolver a la fitoterapia, y por lo tanto también al la aromaterapia, el lugar de vanguardia en cuanto a posibilidades curativas.

Introduciéndonos finalmente en la terapéutica, podemos decir que los efectos observados abarcan una amplísima gama de síntomas.

La aromaterapia puede ser externa o interna.

En la terapéutica externa, los elementos pasan a través de la piel mediante baños, masajes o fricciones.

En la interna tenemos a las vías respiratorias, y a la oral. La inyectable, ha sido prácticamente abandonada.

Existe un punto muy importante a tener en cuenta: debido a la complejidad de la combinación química natural de los aceites, se debe conocer el origen, o el proveedor, a fin de poder reproducir resultados. Hierbas medicinales de diferente origen, así como también aceites esenciales de diferente origen tendrán variación en su composición, pudiendo esto afectar el resultado.

De cualquier manera, existen métodos que se pueden utilizar fácilmente para estudiar la composición de las esencias de las plantas, especialmente la cromatografía en capa fina y en fase gaseosa.

Por otra parte, hablamos también de sustancias altamente concentradas y por lo tanto muy activas. Cuando su uso sea por vía oral deben considerarse dosis muy pequeñas, y bajo control médico.

Es importante resaltar, que las investigaciones y la práctica indican que el aceite esencial natural y total es más activo que el principal constituyente separado, o peor aún, sintetizado. La máxima actividad biológica deriva pues, del conjunto de elementos; algunos conocidos, otros no; presentes en la esencia. Por el contrario, se observa que al usar esencias sintéticas, estas pueden producir eczemas y alergias.

Son varias las teorías que intentan dar explicaciones de los mecanismos de la actividad terapéutica: la teoría de Filatov de las estimulaciones biógenas las cuales reforzarían la regeneración tisular; la modificación del campo electromagnético; actuación sobre el sistema nervioso vegetativo; repercusión sobre el pH o el poder de óxido-reducción (como intento de explicar el poder antiinfeccioso).